CONCEPTOS GENERALES

Factores que influyen en el consumo de drogas

El consumo de drogas en un fenómeno multifactorial en el que participan:

1 Algunas sustancias son reguladas por tratados de fiscalización internacional para que su producción, fabricación, exportación, importación, distribución, comercio, uso y posesión sean limitadas exclusivamente para fines médicos y científicos (ej. mariguana, cocaína, heroína). Éstas son las sustancias fiscalizadas. Otras drogas, como la cafeína, el alcohol y la nicotina del tabaco, no son reguladas por dichos tratados y pueden comercializarse bajo normas legales que dicta cada país (sustancias no fiscalizadas). Otras, como los disolventes inhalables, son productos necesarios que tienen usos comerciales lícitos, pero si se desvían de estos fines y se inhalan intencional y repetidamente, se convierten en drogas muy tóxicas. Recientemente han proliferado las llamadas “nuevas sustancias psicoactivas” (NSP) que representan otra amenaza grave para la salud. Son sustancias de abuso no fiscalizadas que se distribuyen clandestinamente aprovechando un hueco legal. Aparecen y desaparecen rápidamente del mercado y se sintetizan continuamente nuevas variedades en laboratorios clandestinos.





Patrones de consumo de sustancias
psicoactivas y trastornos asociados

El consumo de drogas tiene diferentes niveles y cada uno puede tener distintos grados de severidad. Además, puede asociarse a diversos trastornos.

No consumo (abstinencia): comportamiento alejado del consumo de sustancias psicoactivas. No confundir con síndrome de abstinencia. Consumo experimental: aquel que se realiza las primeras veces, generalmente por curiosidad y que puede suspenderse o avanzar hacia el consumo ocasional.

No está exento de riesgos. Consumo ocasional: hace referencia a baja frecuencia de consumo en ciertos periodos. Su riesgo debe ser evaluado no por la baja frecuencia sino por las cantidades, modalidades y condiciones en las que se realiza.

Intoxicación aguda: condición transitoria tras el consumo de sustancias psicoactivas, que altera los niveles de conciencia, la cognición, la percepción, las emociones y el comportamiento.

Consumo frecuente: se refiere a un consumo repetitivo que puede ser semanal, de varias veces a la semana, diario o incluso de varias veces al día.

Uso perjudicial, consumo problemático o abuso: patrón de consumo de sustancias psicoactivas que ocasiona problemas de salud, con la familia, en la escuela o el trabajo, en la comunidad, con la sociedad o con la ley. Todo consumo por parte de menores de edad de cualquier sustancia psicoactiva que no sea prescrita por un médico, es perjudicial.

Policonsumo: se refiere al uso de dos o más sustancias psicoactivas lícitas e ilícitas en un mismo período.

Sobredosis: un episodio de intoxicación aguda de tal severidad que pone en riesgo la vida y llega a ocasionar la muerte.

Síndrome de dependencia (adicción): grupo de fenómenos fisiológicos, conductuales y cognoscitivos, donde destacan como principales características: la dificultad que tiene la persona para controlar su consumo, es decir, cuando inicia el consumo no puede parar; la prioridad que adquiere el uso de la(s) sustancias(s) por sobre otras conductas, y el deseo intenso de consumir la sustancia a pesar de saber que le hace daño y del impacto que pueda tener en las actividades diarias que no son compatibles con el consumo.

Síndrome de abstinencia o de supresión: conjunto de síntomas de gravedad variable que se presentan tras abandonar de forma absoluta o parcial el consumo de una sustancia.

Síndrome de abstinencia con delirio: condición en la que el síndrome de abstinencia se complica con el delirio. El delirium tremens es un estado de corta duración que se caracteriza por ser un periodo de confusión, acompañado de trastornos somáticos que ocasionalmente ponen en peligro la vida. Por lo general, es una consecuencia de un retiro absoluto o relativo del alcohol en los usuarios severamente dependientes.

Síndrome amnésico: síndrome asociado a un deterioro notable y persistente de la memoria para hechos recientes y de la capacidad de aprendizaje. En algunas ocasiones se afecta la memoria de largo plazo pero se conserva el estado de alerta y otras funciones cognitivas.

Trastorno psicótico: grupo de fenómenos psicóticos que ocurren durante o inmediatamente después del uso de sustancias psicoactivas. Se caracteriza por alucinaciones vívidas (generalmente auditivas, pero a menudo percibidas por más de un sentido), identificaciones erróneas, ideas delirantes o de referencia (con frecuencia persecutorias o de naturaleza paranoide), alteraciones psicomotrices y un estado afectivo anormal.

Trastorno psicótico residual de comienzo tardío: trastorno en el cual el alcohol, u otras sustancias psicoactivas, inducen cambios en la cognición, las emociones, la personalidad o el comportamiento, más allá del período durante el cual pueda asumirse razonablemente que es un efecto directo relacionado con la presencia de estas sustancias.




¿Cómo hablar de drogas?




¿Dónde y cómo incidir?