cuadro1 cuadro1

Cuadro 4.2 Cuadro 4.2 Cuadro 4.2

MENU PRINCIPAL

CIJ Cancún
Diagnóstico del Contexto Sociodemográfico

DIAGNÓSTICO DEL CONTEXTO SOCIO-DEMOGRÁFICO DEL ÁREA DE INFLUENCIA DEL CIJ CANCÚN

El diagnóstico del consumo de drogas integra datos que nos sirven para conocer características demográficas, sociales y económicas que estructuran las condiciones de vida de la población, a fin de identificar factores estructurales o coyunturales que subyacen al uso de sustancias y condicionan su forma, distribución y tendencias. En particular, se analizan indicadores del contexto socio-demográfico nacional, estatal y municipal. Se completa con información de indicadores demográficos, sociales, de salud, económicos, de inseguridad y de estrato socio-urbano de las zonas que componen el área de influencia de la unidad; elementos indicativos de factores poblacionales y de las condiciones de vida que pueden incidir en la forma y comportamiento del problema.

El consumo de drogas es un problema de salud pública que se encuentra  estrechamente vinculado con el contexto demográfico y social en que se inserta. Éste representa una totalidad compleja en constante transformación, de modo que se requiere contar con indicadores actualizados que permitan identificar posibles condiciones estructurales relacionadas con el problema, con su forma, distribución y tendencias.

Con este propósito, esta sección contiene algunos aspectos socio-demográficos relevantes, del municipio de Benito Juárez, el cual constituye el área de influencia del Centro de Integración Juvenil Cancún. Los datos proporcionados para este diagnóstico fueron recopilados de las siguientes fuentes:

El CENSO de población y vivienda 2010, realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI). Es la fuente de información estadística más completa para contar con un referente respecto a cuántos somos, cómo somos y dónde y cómo vivimos en el país, desagregada por entidad federativa y municipio.

La publicación Mujeres y hombres en México 2010, realizado por INEGI y el Instituto Nacional de las Mujeres, ofrece estadísticas por sexo, entidad federativa, grupos de edad y tamaño de localidad.

La Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE, 2011), integrada por el Consejo Nacional de Población, proporciona información con representación nacional sobre las características ocupacionales de la población.

El Sistema Nacional de Información en Salud, 2008 que integra información en materia de salud, en particular, estadísticas de natalidad y mortalidad.

El Índice de inseguridad ciudadana y violencia del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad (ICESI, 2009). Ofrece parámetros acerca del fenómeno de la inseguridad, considerando el nivel de incidencia delictiva, violencia y percepción ciudadana por entidad federativa.

Estructura y dinámica poblacional

En primera instancia, se exponen enseguida algunos factores referentes al municipio, extraídos del Censo de Población y Vivienda 2010 (INEGI, 2010) y que dan cuenta de la estructura poblacional, características de las viviendas y hogares, escolaridad y derechohabiencia a servicios de salud.

Según el Censo de Población y Vivienda, el municipio de Benito Juárez contaba en 2010 con 661,176 habitantes. El 50.66% de esta población era del sexo masculino (334,945 habitantes), con una edad mediana de 25 años, mientras que la población femenina representaba el 49.34% (326,231 habitantes), con edad mediana de 25 años —tal distribución de habitantes por sexo implica una relación de 102.67 hombres por cada 100 mujeres—. Estos datos resultan similares a los observados en el nivel nacional (48.83% de población  masculina y 51.17% de población femenina), aunque se aprecia una menor relación hombres-mujeres (en el país esta relación era de 95.43 hombres por cada 100 mujeres); están dentro del rango de edad mediana a nivel nacional (25 y 26 años para hombres y mujeres, respectivamente). (Cuadro 1.1 y Cuadro 1.2)

Como puede observarse en la gráfica  de la Pirámide poblacional tiende a ensancharse hacia el rango de 20 a 34 años, indicando una incipiente tendencia al envejecimiento de la población. Así mismo puede apreciarse también que la relación del número de mujeres con respecto al de hombres aumenta en los rangos de mayor edad (Gráfica 1). Así mismo destaca que 10.05% se situaba entre los 20 y 24 años (66,426 personas del cual el 5.09% era del sexo masculino y 4.95%  eran del sexo femenino), mientras que 10.01% se situaba entre los 25 y 29 años (66,186 personas de las cuales el 5.00% eran del sexo masculino y 5.01% al sexo femenino.). Estos porcentajes son ligeramente mayores que los nacionales (20- 24 años con un 8.81% y  25- 29 años con un 7.82%). (Cuadro 1.3.1 y Cuadro 1.3.2)

Por lo que se refiere a aspectos relacionados con la dinámica poblacional, el Instituto Nacional de Estadística, Geografía e Informática (INEGI, 2010) reporta que la tasa media de crecimiento anual observada en el estado de Quintana Roo fue de 4.1% (arriba del 1.4% registrado en el país). En este tenor, en 2010, el promedio de hijos que podía esperarse de una mujer al final de su vida reproductiva (tasa global de fecundidad) fue de 2.0% (0.1 puntos abajo de la tasa nacional). Por otro lado, la tasa bruta de mortalidad (número de defunciones por mil habitantes) se situó en 3.0% en 2010, pero 2.1% puntos por debajo de la media nacional de 5.1%. (Cuadro 1.5)

En cuanto a los efectos poblacionales de movimientos migratorios internos, destaca, según el Censo de Población y Vivienda del 2010, la población de cinco años y más por lugar de residencia en junio de 2005 en el municipio de Cancún era de 482,465 personas que cinco años antes residían en la entidad (82.75% de la población), contra 83,277 personas (14.28% de la población) que habiendo vivido en Cancún cinco años antes residían, en 2005, en otros estados. (Cuadro 1.6.1)

Vivienda y hogares

Se identificaron en el municipio 155,600 hogares familiares, con un total de ocupantes de 608,639, de los cuales 109,167 eran hogares nucleares representando un 70.16% respecto al total de los hogares familiares, 39,111 eran hogares ampliados representando un 25.14% y 5,337 eran hogares compuestos que representan el 3.43% del total de los hogares. Registrando así, indicadores significativamente por abajo de los correspondientes a los datos nacionales donde existían 25,488,128  hogares familiares, con un total de 107,623,589 ocupantes. (Cuadro 2.2.1)

En este mismo rubro, el número de viviendas particulares cuyos ocupantes se encontraban en condiciones de hacinamiento (más de tres personas por dormitorio) ascendía a 30,458 equivalente a 16.54% del total de viviendas particulares identificadas (porcentaje mayor que el registrado en el nivel nacional: 14.09%). (Cuadro 2.1)

Por lo que se refiere a la composición de los hogares familiares encabezados por una mujer (jefatura femenina) representan el 22.34% del total de hogares familiares registrados en el nivel nacional, 21.63% en el estado de Quintana Roo y el 22.26% en el municipio de Cancún. Así mismo, el total de hogares familiares con jefatura femenina compuestos por familias nucleares fue de 20,411 (58.83% de los hogares en el municipio), contra 12,089 (34.90%) que correspondió a hogares  ampliados y 1,301 (3.76%) a hogares compuestos. Estos datos reflejan, estar por arriba de los referentes nacionales de hogares familiares con jefatura femenina compuestos por familias nucleares que representaban un 56.91% de los hogares en el país. (Cuadro 2.2.2)

Educación

En materia de educación, puede destacarse que 93.86% de la población entre 10 y 14 años (54,465 personas) asistía a la escuela, mientras que 57.81% de la población entre 15 y 19 años, y apenas 15.25% de la de 20 a 24 años lo hacía (36,079 y 10,128 personas, respectivamente). Si bien estos datos indican un abandono creciente de los estudios conforme el nivel de escolaridad es más alto, no se detectan cambios significativos en cuanto a la población de los datos estatales correspondientes, los cuales se sitúan por arriba en 94.04%, 56.74% y 15.24% de asistentes a la escuela en los respectivos rangos de edad. (Cuadros 2.3.1 y 2.3.2)

La población con algún grado de educación media superior o estudios superiores en Cancún en 2010 era en total 199,139 personas, lo que equivale al 42.92%  de la población, siendo mayor al porcentaje a nivel nacional  con un 35.83% (28,098,660 personas), asimismo, la población de 15 años y más que había cursado algún grado de educación media superior alcanzaba un 40.10% (25,024 personas) no obstante, que el porcentaje de personas que contaban con algún grado de educación media superior disminuye conforme la edad es mayor, observando el menor porcentaje de grado de educación en la población a partir de los 45 años en adelante con un 42.46% (14,335 personas), debe señalarse que el porcentaje de población de 15 años y más que contaba con estudios de educación media superior está por arriba del registrado en el nivel  estatal y nacional (38.18% y39.59% respectivamente). (Cuadros 2.4.1, 2.4.2 y 2.4.3)

En 2010 la población en Cancún sin educación media superior era en total el 55.01% (255,215 personas), siendo menor al porcentaje a nivel  estatal y nacional  con un 59.63% y 63.62% respectivamente (551,553 y 49, 891,877 personas), en comparación en la población correspondiente a los rangos de edad de 15 a 29 años  es mayor el porcentaje de personas sin educación media superior al porcentaje de personas que contaban con algún grado de educación media superior en Cancún. (Cuadros 2.4.1, 2.4.2 y 2.4.3)

Salud

En materia de salud el promedio de esperanza de vida en el estado es de 76.5 años,  mayor al promedio a nivel nacional que se encontraba en 75.4 años, observando que en la población femenina el porcentaje de esperanza de vida es mayor al de la población masculina; lo cual tiene relación con la tasa de mortalidad en la que encontramos que en los varones es mayor la tasa de mortalidad a menor edad,  como lo muestran los siguientes datos en que en el rango de edad de los 25- 34 años el porcentaje es 6.5% y en el rango 35-44 años 8.0% en hombres en comparación a un 2.8% y 4.4% respectivamente en mujeres. (Cuadros 2.5 y 2.6)

Dentro de las 5 principales causas de mortalidad encontramos en el estado de Quintana Roo como primera causa de muerte los accidentes (accidentes de tránsito de vehículos de motor), en segundo lugar la diabetes mellitus, en tercer lugar las enfermedades del corazón, cuarto lugar los tumores malignos y en quinto lugar las enfermedad del hígado (enfermedad alcohólica del hígado). (Cuadro 2.7) Es importante destacar la gran diferencia entre las muertes por accidentes a nivel nacional y en el estado de Quintana Roo, lo cual nos lleva hacernos la pregunta de que si esta diferencia está relacionada con el consumo de alcohol y otras sustancias psicoactivas en el estado.

En el caso de las 5 principales causas de mortalidad infantil en el estado de Quintana Roo (ver Cuadro 2.8) se encuentran las siguientes:

1. Ciertas afecciones originadas en el período perinatal
- Hipoxia intrauterina, asfixia y otros trastornos respiratorios originados en el período perinatal

2. Malformaciones congénitas, deformidades y anomalías cromosómicas
- Malformaciones congénitas del sistema circulatorio

3. Accidentes

4. Enfermedades infecciosas intestinales

5. Neumonía e influenza

En lo concerniente a seguridad social y servicios de salud, 64.41% (425,874 personas) de la población del municipio era derechohabiente mientras que 32.02% (211,732 personas) no gozaba de esta prestación. De este modo, el porcentaje de población derechohabiente se ubicó un poco más bajo del promedio nacional de 64.55%.(Cuadro 2.9)

Economía

Según el Censo de Población y Vivienda del 2010, la Tasa de Participación económica, por  rangos de edad y sexo (Población Económicamente Activa- PEA) mostraba en el rango de 40- 44 años el mayor porcentaje de PEA, siendo un 77.50% en el municipio mayor al del estado con un 75.60% y a nivel nacional del 70.77%. (Cuadro 3.1.1)

En 2011, la Tasa de ocupación económica en el estado de Quintana Roo muestran una tasa de desocupación del 4.3% y una de Tasa de ocupación en el sector informal del 24. 4% mientras que a nivel nacional corresponden a 4.8% y 29.2%, respectivamente. (Cuadros 3.3.1 y 3.3.2)

Finalmente, respecto a los niveles de ingreso de la población ocupada en el Municipio de Cancún, cabe destacar que en 2010 la proporción de la PEA que recibía un ingreso de más de 1 salario mínimo, alcanzó un 15.83%. En el rango de ingresos mayor a dos salarios mínimos incluye un porcentaje notoriamente mayor siendo del 68.77% (Cuadro 3.2).

Violencia e Inseguridad

De acuerdo con el Índice de Inseguridad Ciudadana y Violencia 2010 del ICESI (Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad Ciudadana) el 54% de la población en Cancún mayor de 18 años considera inseguro su estado (promedio nacional: 49%). El Índice de inseguridad ciudadana y violencia asciende en Quintana Roo a 44.74, que corresponde a un nivel alto de inseguridad y violencia ciudadana. (Cuadro 4)
Este índice evalúa el nivel de incidencia delictiva, violencia y percepción de inseguridad ciudadana por entidad federativa. Las variables que lo componen son:

- Incidencia delictiva y victimización. Total de hechos ilícitos por cada 100 mil habitantes, número de personas por cada 100 mil habitantes que fue víctima de un ilícito.

- Delitos violentos. Homicidio intencional, robos violentos, porcentaje de víctimas de delitos violentos, delitos a mano armada, entre otros.

- Crimen organizado. Ejecuciones, secuestros, extorsiones y robo de vehículos.

- Violencia imprudencial. Homicidios no intencionales por cada 100 mil habitantes, incluye también lesiones imprudenciales, muertes accidentales y accidentes de tráfico fatales.

- Percepción ciudadana. Porcentaje de la población de 18 años y más que consideran inseguro su municipio.

Síntesis

Esta sección contiene algunos aspectos socio-demográficos relevantes, del municipio de Benito Juárez, el cual constituye el área de influencia del Centro de Integración Juvenil Cancún. Dentro de los datos que observamos están el aumento la población en los últimos 5 años, debido entre otros factores al índice de migración, siendo un lugar al que arriban muchas personas buscando mejores condiciones de vida al tener el referente de que hay un nivel más alto de ingresos, habiendo con esto gran transculturación, poca pertenencia y poco arraigo principalmente de la población flotante, encontrando que lo antes mencionado junto con la desintegración familiar, violencia fuera y dentro de la familia y abandono por tiempo prolongado de los hijos, entre otras situaciones, forman un conjunto de factores de riesgo principalmente para la población más joven de 10 a 18 años, que es en la que  se inicia en un mayor porcentaje el uso de drogas, aunado a que poco más de la mitad de la población perciben un nivel alto de inseguridad y violencia ciudadana.

Aunque se observan avances en el municipio, algunos de las problemáticas que se consideran influyen como factor de riesgo para el consumo de drogas es en relación al sector educativo, pues aunque han aumentado el número de escuelas a nivel medio superior y la apertura de universidades con nuevas carreras, no alcanzan a cubrir la demanda de chicos que aspiran a entrar, quedando un porcentaje sin la posibilidad de estar en el plantel o especialidad de preferencia, investigaciones desarrolladas en CIJ indican que el consumo se vincula con el fracaso escolar o el abandono de la escuela, con un bajo rendimiento académico, ausentismo y, en general, con una escasa participación en las actividades académicas.

En lo concerniente a seguridad social y servicios de salud, 64.41% (425,874 personas) de la población del municipio era derechohabiente más se observa que no se cuenta con la infraestructura necesaria para poder cubrir las necesidades de salud, teniendo que trasladarse a otros estados para recibir servicios especializados o estudios o tener que pagar de manera particular.

En zonas identificadas como de alto riesgo de atención prioritaria señaladas en el presente estudio, se observan frecuentemente problemas de disfunción familiar (tales como violencia intrafamiliar, ausencia o inadecuadas normas y límites con los hijos, abandono de la pareja y/o los hijos, infidelidad por alguno de los cónyuges, rebeldía juvenil y consumo de drogas por algún integrante de la familia, etc.).

Condiciones de vida en el área de influencia del CIJ Cancún

Como problema social y de salud pública, el consumo de drogas está relacionado con las condiciones materiales y sociales de vida imperantes. La siguiente estratificación de las zonas que conforman el área de influencia de CIJ Cancún persigue brindar un parámetro para la evaluación de tales condiciones en los núcleos poblacionales asentados en el municipio.

Los resultados obtenidos con base en lo anterior indican que el municipio de Benito Juárez está conformado por un total de 231 colonias (súper manzanas y regiones). La evaluación de las condiciones de vida prevalecientes en estas zonas con base en los criterios de estratificación señalados, permite identificar que 11.68% (27 zonas o colonias) pertenecen a un estrato bajo, 48.48% (112 zonas o colonias) a un estrato medio bajo, 19.48% (45 colonias o zonas) a un estrato medio alto, 13.41% (31 colonias o zonas) a un estrato alto y 6.92% (16 zonas o colonias) sin estratificación. (Cuadro 5)

Se detectó que la mayoría de las colonias en el municipio pertenecen al estrato “medio bajo”, caracterizándose por tener deficiencias en materia de desarrollo y equipamiento urbanos; aspectos como la falta de tendido de redes de agua potable, alcantarillado y drenaje, alumbrado público y pavimentación afectan a gran parte de la población residente, quienes cuentan con los servicios pero están descuidados y son de mala calidad. En relación, a los servicios educativos muchos de ellos no cuentan con las instalaciones y servicios necesarios, considerándose importante contar con más escuelas pues son insuficientes para cubrir la demanda de la población en todos los niveles pero sobre todo a nivel de secundaria y medio superior. Con relación a los servicios de salud, de manera general se observa que no cuentan con los recursos físicos y humanos para poder cubrir las necesidades de los usuarios, teniendo que trasladarse a otras ciudades para poder recibir tratamientos o realizar estudios para algunas especialidades. En cuanto a los mercados, espacios recreativos y culturales, se detectan resultan insuficientes, ocupándose como espacios recreativos las plazas comerciales, observándose sobre pobladas los fines de semana, que es cuando las familias cuentan con el tiempo para convivencia.

Se considera que el transporte público y los servicios de vigilancia son insuficientes y de mala calidad, resultando elevado su costo para la mayoría de la población. En casi todo el municipio pero sobre todo en estas colonias es posible detectar mayor existencia de expendios de bebidas, bares y cantinas, así como establecimientos con juegos electrónicos altamente frecuentados por niños y jóvenes, que en gran cantidad son fachadas para la venta de drogas (narcotienditas).

En una alta proporción, estas colonias comprenden construcciones deterioradas y/o de material de baja calidad o de tipo popular, así como, la creación de varios fraccionamientos de interés social, provistos con todos los servicios y con una alta densidad demográfica, también se detectan en un bajo porcentaje algunos asentamientos irregulares en las que las viviendas se reducen a construcciones improvisadas, elaboradas con materiales de mala calidad, inadecuados o de desecho.

De modo similar, son muy pocas las áreas verdes o recreativas de uso común y se advierten altos niveles de inseguridad (en la mayoría de las colonias se reporta la existencia de “pandillas” que llevan a cabo actividades delictivas). Puede también observarse la existencia de terrenos baldíos de gran extensión en malas condiciones al no recibir el mantenimiento adecuado, siendo utilizados como basureros en muchas ocasiones, y que, en éstas como en muchas zonas de Cancún se percibe un alto nivel de deforestación.

Se considera importante el mencionar que debido a la distribución del municipio de Benito Juárez, en el que se pueden localizar en una zona colonias de diferentes estratos socio urbanos, no se puede hablar de que los problemas o carencias que se perciban en algunas de ellas sean exclusivas de esas zonas, resultando afectadas entre sí.

Descargas en PDF

Diagnóstico del Contexto Socio-Demográfico del área de Influencia del CIJ Cancún

Cuadros 1.1 a 4, Gráfica 1

Cuadro 5. Colonias Estratificadas




www.cij.gob.mx | www.cij.org.mx