cuadro1 cuadro1 cuadro1 cuadro1

Cuadro 4.2 Cuadro 4.2

MENU PRINCIPAL

CIJ Monterrey
Diagnóstico del Contexto Sociodemográfico

CONTEXTO SOCIO-DEMOGRÁFICO DEL CONSUMO DE DROGAS EN EL ÁREA DE INFLUENCIA DEL CIJ MONTERREY

El consumo de drogas como problema de salud pública, se encuentra estrechamente vinculado con el contexto demográfico y social en que se inserta. Éste representa una totalidad compleja en constante transformación, de modo que se requiere contar con indicadores actualizados que permitan identificar posibles condiciones estructurales relacionadas con el problema, con su forma, distribución y tendencias.

Con este propósito, esta sección contiene algunos aspectos socio-demográfico relevantes, así como una caracterización de las condiciones de vida prevalecientes en el municipio de Monterrey el cual constituye el área de influencia del Centro de Integración Juvenil Monterrey

.

Estructura y dinámica poblacional

Son indicativos de la dinámica poblacional y condiciones de vida en el municipio de Monterrey, extraídos de CENSO de Población y Vivienda 2010 realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI); Publicación Mujeres y Hombres en México 2010,realizada por el INEGI y el Instituto Nacional de las Mujeres, Encuesta Nacional de Ocupación y Empleo (ENOE, 2011); Sistema Nacional de Información en Salud en el 2008, por último, Índice de inseguridad ciudadana y violencia del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad (ICESI, 2009). Las anteriores son fuentes de información que, proporcionan indicadores demográficos, sociales, de salud, económicos e inseguridad que pueden incidir en la forma y comportamiento del consumo de drogas en el municipio.

En el 2010 el total de habitantes en la Ciudad de Monterrey era de 1 millón 135 mil 550 habitantes, población que representan al 24.4% del Estado; el 49.46% eran hombres, con una edad mediana de 29 años y el 50.54% mujeres, con una edad mediana de 30 años, por tanto, mantenía una relación de 98 hombres por cada 100 mujeres (Cuadro 1.1). En el dato nacional, se identifica menor cantidad de población masculina en comparación con el municipio (48.83% eran hombre y 51.17% mujeres); de ahí que la relación sea de 95 hombres por cada 100 mujeres; en cuanto a las edad mediana, se identifica menor edad con relación al dato nacional (29 años los hombres y 30 años las mujeres; Cuadros1.1.y 1.2)

Observando la distribución por grupos etarios en nuestro Municipio, se distingue que el 15.74% de la población tenía menos de 10 años (178,749 personas) y 16.42% se situaba entre los 10 y 19 años (186,459 personas). Los rangos de edad con mayor porcentaje de población fue de 20 a 24 años (8.78%; 99,704 personas). Cabe señalar, que la población de mayor riesgo de consumo de drogas se ubica entre los 10 a 24 años de edad, lo que representa el 25.20% de la población del municipio; cifra que ésta por debajo del dato estatal (26.29%) y nacional (28.37%; Cuadros 1.3.1. y 1.3.2)

Con respecto a la densidad poblacional, se identifican que es marcadamente mayor en el estado de Nuevo León (72.5) en comparación con el dato nacional (57.3; Cuadro 1.4). En cuanto al crecimiento poblacional en el Estado se pueden considerar que la tasa media de crecimiento anual entre el 2000-2010 fue de 1.9; un poco más que el dato nacional (1.4); respecto a la tasa global de fecundidad los datos estatales y nacionales son similares (2.0 y 2.1, respectivamente); sin embargo, en la tasa de mortalidad se identifica menor taza en el estado (4.7) con referencia al dato nacional (5.1; Cuadro 1.5).

Un dato relevante, es la población migrante en retorno en nuestra localidad; personas que residieron fuera de Monterrey en los últimos cinco años, el 3.42% residió en otra entidad, 0.30% en E.U. y 0.19% en otros países. Lo que hace de esta ciudad un lugar de baja movilidad social con respecto a los porcentajes nacionales en cuanto a movimiento poblacional en el interior del país y a Estados Unidos; aunque se observa una proporción mayor de personas que tuvieron una movilidad a otros países con relación al dato estatal y nacional (Cuadro 1.6.1). Con respecto a la movilidad poblacional por género, en el municipio se observa mayor registro de mujeres que residieron en otra entidad federativa (50.73 %), porcentaje ligeramente superior al dato estatal (49.70%) y nacional (50.18%)en cambio, fueron más hombres del municipio que residieron fuera del país (61.40%), en particular en E.U. (53.10%; Cuadro 1.6.2.).

Vivienda y hogares

En el municipio, se identificaron 258 mil 843 hogares familiares; 66.18% fueron nucleares, 29.70% ampliados y 2.97% compuestos. Con relación al promedio estatal y nacional en la entidad se cuenta con menor cantidad de hogares nucleares y por arriba en cuanto hogares ampliados y compuestos (Cuadro 2.2.1). De la cifra de hogares familiares a nivel municipal, 55 mil 215 eran hogares con jefatura femenina; 49.58% fueron nucleares, 45.62% ampliados y 2.53% compuestos. Con referencia al dato estatal y nacional, es menor la cantidad de hogares nucleares; la diferencia es de hasta 4 puntos porcentuales del promedio estatal y de 7 con el dato nacional; en cuanto a hogares ampliados y compuesto se observan más que en los otros niveles de comparación; en el caso de los hogares ampliados, la diferencia es 4 y 6 puntos porcentuales y en los compuestos son de 0.42 y 0.81 respectivamente (Cuadro 2.2.2).

Educación

En materia educativa se distingue que a nivel municipal, 413, 760 personas entre 3 y 24 años asistían a la escuela el 65.67% de este grupo de edad. Observando la distribución por grupos etarios, se percibe la mayor cobertura de asistencia escolar entre los 10 y 14 años (94.46%), así como la reducción gradual de porcentaje de asistencia escolar partir de los 15 años (58.25%; Cuadro 2.3.1.). Con respecto a los datos estatales y nacionales en la población de 15 a 19 años se identifica menor porcentaje que en la entidad (56.49% en el estado y 56.90% en el país). Sin embargo para el objeto de este diagnóstico social, es de suma importancia considerar el porcentaje que en el municipio no acude a una instrucción escolar (70.44%), en particular el porcentaje de la población de entre 10 y 24 años (39%), pues tal condición en este grupo de edad es un factor de riesgo al consumo de sustancias (Cuadros 2.3.2. y 2.3.3.).

Respecto a la población de 15 años o más que cuentan con algún grado de estudios de educación media superior, es superior el dato municipal (47.02%; 400,538 personas) con referencia al dato estatal (42.75%) y nacional (35.83%). También destaca que a nivel estatal y nacional disminuye el número de personas que cuenta con niveles de escolaridad medio superior a partir de los 35 años de edad, lo cual en el municipio se percibe hasta los 49 años, por tanto, es notoria la mejor situación de la población en general, en particular de la población adulta, tomando en cuenta que es mayor la cantidad de población que cuenta con algún grado de educación medio superior en el municipio.

Salud

En el 2010 la esperanza de vida al nacer en nuestro estado fue de 75.6 años, siendo significativamente mayor en las mujeres (77.8 años) que en los hombres (73.5 años), datos muy semejantes a los registrados a nivel nacional (Cuadro 2.5). En cuanto, la tasa de mortalidad en el Estado de Nuevo León es un poco menor en hombres (5.2) y mujeres (4.1) en comparación con la tasa nacional (5.7 y 4.4, respectivamente). El rango de edad, tanto a nivel estatal como nacional, con porcentaje de mortalidad más alto es entre los 45 a 54 años (Cuadro 2.6).

Las causas de mortalidad general que coinciden en el Estado y en el Nacional son: Enfermedades del corazón; tumores malignos; diabetes mellitus y accidentes (en particular de tráfico de vehículos de automotor.). La diferencia en las principales causas de mortalidad son la presencia de enfermedades cerebro vasculares en el estado y las enfermedades del hígado en el país (Cuadro 2.7).

En cuanto a las principales causas de mortalidad infantil tanto a nivel estatal como a nivel nacional son: ciertas afecciones originales en el periodo perinatal; malformaciones congénitas y deformidades y anomalías cromosomáticas, neumonía e influenza y accidentes. En el estado se integran septicemia, y en el dato nacional enfermedades infecciosas intestinales. Algunas de estas alteraciones son prevenibles y tienen que ver con los estilos de cuidado y crianza de los hijos y el acceso a los servicios de salud (Cuadro 2.8).

Respecto a el acceso de la población a servicios de seguridad social y servicios de salud, en Monterrey se registraron 837 mil 548 personas derechohabientes; el 73.76% de la población general, mientras que el 23.34% no contaban de dicha prestación (265,034 habitantes). El porcentaje de población derechohabiente municipal se encuentra por debajo del dato estatal (77.13%) y por arriba del nacional (64.55%). Cabe mencionar que si bien en el municipio de Monterrey los sistemas públicos de salud permiten alcanzar la mayor cobertura, de igual forma que a nivel estatal y nacional (IMSSS, ISSSTE y Seguro Popular), porque en su mayoría es población empleada con prestaciones de ley, en el municipio destaca el mayor porcentaje de personas que tienen acceso a los servicios de salud privado (7.66%) en comparación con el dato estatal (5.36%) y nacional (1.79%). Es conveniente tener presente que en los tres niveles de gobierno el porcentaje de población que no cuenta con ningún servicio de seguridad social oscila entre 20.33% a 33.85%, siendo menores los datos estatales y municipales (Cuadro 2.9).

Economía

En el municipio de Monterrey la tasa de participación económica (PE) fue de 53.95%; cercano al dato de Nuevo Le (54.77%) y del dato nacional (52.63%). Con respecto a las diferencias de PE por sexo, como es de esperarse es mayor la participación de los hombres; el porcentaje en el municipio es menor (70.80% hombres vs 37.65% mujeres), en comparación con Nuevo León (73.69% vs 36.17%) y el país (73.37% vs 33.32%). También, resalta la mayor PE que tienen las mujeres en el municipio (Cuadro 3.1.1.). El rango de edad donde se concentra la mayor PE en el municipio es entre 25 a 29 años para las mujeres y de 35 a 39 años en varones.

Es importante poner atención a la PE municipal en población entre 15 a 19 años (28.84%), por ser una condición en esta población que incrementa el riesgo de consumo de sustancias, la PE municipal ésta por debajo de la estatal (30.01%) y es semejante al dato Nacional (28.76%). Con respecto a la PE de la población municipal de 20 a 24 (60.37%) y estatal (73.25%), son superiores al dato nacional (57.80%). Las diferencias encontradas en éste rango de edad por sexo, se puede identificar menores porcentajes en el dato municipal en comparación con el dato estatal y nacional; en cuanto a las mujeres del municipio, destaca que tanto el dato municipal y estatal están por arriba del dato nacional (Cuadros 3.1.1., 3.1.2. y 3.1.3.).

Otros indicador relevante, es el porcentaje de población con ingreso limitado en el municipio de Monterrey, el 19.35% de la población tiene niveles de ingreso menores a dos salarios mínimos (Cuadro 3.2). También es conveniente señalar que la tasa de desocupación en el estado de Nuevo León en el cuarto trimestre del 2011, fue mayor (5.6%) al dato nacional (4.8%), lo que implica mayor población económicamente activa que se encuentra sin trabajar, pero que esta buscando trabajo (5.8% mujeres y 5.5% hombres; Cuadro 3.3.1.). Respecto a la tasa de ocupación en el sector informal, es menor en estado de Nuevo León (25%) en comparación con el dato nacional (29.2%); los hombres se ocupan un poco más en este sector (25.1%) que las mujeres (24.8%; Cuadro 3.3.2.).

Violencia e Inseguridad

De acuerdo con el Índice de Inseguridad Ciudadana y Violencia 2010 del Instituto Ciudadano de Estudios sobre la Inseguridad ciudadana, el 52% de la población de Nuevo León mayor de 18 años considera inseguro el estado, dato superior al nacional (49%).
El índice de Inseguridad ciudadana y violencia asciende en Nuevo León a 31.85 que corresponde a un nivel medio de inseguridad y violencia ciudadana. Este índice evalúa el nivel de incidencia delictiva, violencia y percepción de inseguridad ciudadana por entidad federativa y las variables que la componen son: incidencia delictiva y victimización, delitos violentos, crimen organizado, violencia imprudencial y percepción ciudadana (Cuadro 4).

Condiciones de vida en el área de influencia del CIJ Monterrey

Como problema social y de salud pública, el consumo de drogas está relacionado con las condiciones materiales y sociales de vida imperantes. La siguiente estratificación de las zonas que conforman el área de influencia de CIJ persigue brindar un parámetro para la evaluación de infraestructura sociourbana en los núcleos poblacionales asentados en el municipio de Monterrey. La estratificación de las zonas de alto riesgo se estableció a partir de la revisión de la evaluación realizada por informante calificados en el 2007.
Los criterios aplicados para la identificación de zonas de alto riesgo fueron:

- Alta frecuencia de problemas familiares (desintegración; violencia o maltrato, conflictividad; separación o ruptura, ausencia de alguno de los padres; problemas de control familiar, abuso de sustancias en la familia, etc.).

- Alta problemática escolar (bajo aprovechamiento y fracaso escolar; deserción, bajo interés por el estudio; problemas de disciplina y conducta; uso de sustancias o violencia en la escuela y sus alrededores, etc.).

- Deterioro de la calidad de vida (insuficiente infraestructura educativa, recreativa, deportiva o cultural; desempleo; hacinamiento y falta de vivienda adecuada; presencia de “antros”, bares, billares, cantinas, expendios de bebidas alcohólicas; falta, insuficiencia o deterioro de condiciones de urbanización y de servicios públicos, etc.).

- Alta frecuencia de indicadores de desintegración social (apatía y falta de participación de la comunidad; aislamiento de las familias, desconfianza, pérdida de valores o anomia; ambientes hostiles o violentos, etc.).

- Inseguridad pública (falta de vigilancia, vandalismo, robos, asaltos u otras actividades delictivas; oferta de drogas, etc.).

Para este efecto, la revisión actual se llevó a cabo a partir del conocimiento y experiencia acumulados por el equipo médico-técnico de CIJ Monterrey en los últimos años. En la revisión se consideraron un total de 262 colonias del Municipio de Monterrey situadas en Zonas de Riesgo al Consumo de Drogas que requieren Atención Prioritaria. Del total de colonias consideradas en el estudio: 5.72% se ubicaron en el estrato bajo; 53.43% reúnen criterios de estrato medio bajo; 13.35 % medio alto y 27.48% alto.

Un porcentaje relevante de la zona de influencia (53.43%) puede ubicarse en el estrato medio bajo cuyas características son; gozar de la infraestructura básica en cuanto a urbanización y servicios públicos, pero éstos últimos no resultan suficientes en cantidad o calidad para todos sus habitantes. Algunas de las colonias clasificadas en el mencionado estrato tienen graves manifestaciones de violencia, consumo y venta de drogas, así como otros problemas sociales, lo que deteriora de forma importante su calidad de vida, a pesar de que las condiciones de vivienda o las otras mencionadas al principio hayan mejorado con los años, o con los intentos de las autoridades por influir positivamente en la problemática que se presenta.

Las colonias del Municipio de Monterrey incluidas en este estudio con una estratificación socio-urbana de nivel alto (27.48%) se encuentran 100% urbanizadas y tienen servicios públicos de buena calidad, a los que con frecuencia se les realizan mejoras o se les da mantenimiento. Es notorio particularmente al poniente y al sur de la ciudad la creación de una importante cantidad de fraccionamientos residenciales, privados, con sus propios servicios de vigilancia; redes de luz, teléfono o gas subterráneos; viviendas con materiales de buena calidad y áreas verdes propias.

En cuanto las colonias regiomontanas que reúne las condiciones de estratificación del nivel medio alto (13.35%), se puede señalar que la mayor parte de la población cuenta con urbanización, hay servicios públicos eficientes y las viviendas son de tipo medio. Pueden considerarse como áreas semi-residenciales, que cuentan con algunas áreas verdes y en donde, a pesar de registrarse en ocasiones manifestaciones delictivas, en general ofrecen seguridad. Se incluyen aquí colonias con gran variedad de características, desde las populosas y antiguas zonas ubicadas alrededor del primer cuadro de la ciudad (donde muchas de las edificaciones que solían usarse como casa habitación ceden su espacio al comercio), hasta una gran cantidad de fraccionamientos tipo INFONAVIT, que con los años han registrado muy notorias mejorías en sus edificaciones y en servicios públicos.

Por último, las colonias de estrato bajo (5.72 %), se caracterizan por la falta de urbanización, ya que no se cuenta con servicios tales como drenaje, pavimentación, alcantarillado, redes de agua potable (al menos no domiciliaria), o alumbrado público. Aunque representan un mínimo porcentaje en nuestro municipio, algunas de ellas tienen ya incluso décadas de establecidas, pero debido a que están ubicadas en terrenos irregulares, no ha sido posible la introducción de esos servicios. Sus viviendas se caracterizan por estar elaboradas con materiales de baja calidad y/o de forma improvisada, y resultan zonas donde los servicios públicos como el transporte, las escuelas, las instituciones que ofrecen esparcimiento o actividades culturales son de difícil acceso, lo cual deriva en que los niños deban jugar en la calle. Suelen registrarse además manifestaciones delictivas, volviéndose riesgoso el tránsito incluso para sus mismos habitantes. (Cuadro 5)

Descargas en PDF

Diagnóstico del Contexto Socio-Demográfico del área de influencia del CIJ Monterrey

Cuadros 1.1 a 4, Gráfica 1

Cuadro 5. Colonias Estratificadas




www.cij.gob.mx | www.cij.org.mx