cuadro1 cuadro1 cuadro1 cuadro1 cuadro1 cuadro1 cuadro1 cuadro1 cuadro1

Cuadro 4.2 Cuadro 4.2 Cuadro 4.2 Cuadro 4.2 Cuadro 4.2 Cuadro 4.2 Cuadro 4.2

Gráfico

EBCO RP

MENU PRINCIPAL

CIJ Celaya
Diagnóstico del Consumo de Drogas

DIAGNÓSTICO DEL CONSUMO DE DROGAS EN EL ÁREA DE INFLUENCIA DEL CIJ CELAYA

El consumo de drogas en el estado, es una enfermedad con la que Centros de integración Juvenil, AC. Celaya viene trabajando en una lucha constante desde diferentes sectores (educativo, laboral, gubernamental, particular, social, comunitario, etc.), lo que permite llegar a la población desde diferentes lugares y proporcionar herramientas que propicien el desarrollo de estilos de vida saludables.

No se puede negar que esta problemática aumenta cada día de forma importante, las edades de inicio disminuyen y los consumidores se convierten rápidamente en poliusuarios de drogas, sustancias que con la utilización de nuevos métodos de producción y consumo se hacen aún más peligrosas para la salud.

Es así, que debemos contar con panoramas epidemiológicos que nos permitan el análisis de las condiciones de nuestra población en relación al consumo de sustancias, actualizándonos y conformando estrategias cercanas a nuestra realidad para que el impacto se vea reflejado en la rehabilitación de las personas consumidoras y en la evitación de quienes aún no tienen contacto con las mismas.

El panorama epidemiológico que a continuación se describe, fue elaborado con datos nacionales, estatales y locales de prevalencia del consumo de drogas, contemplados el tabaco, el alcohol y las drogas ilícitas, atendiendo particularmente a la forma en que ésta se presenta en el área de influencia del CIJ Celaya.

La información presentada contiene datos proporcionados por la Encuesta Nacional de Adicciones 2008 y ofrece datos estatales como nacionales que determinan la magnitud, formas y tendencias del problema en la población general de nuestro país (población de 12 a 65 años captada en hogares), tomando en cuenta que se no incluye a población callejera, pacientes psiquiátricos internados, población en casas hogar u albergues, menores infractores o población carcelaria, etc., los cuales presumiblemente pueden registrar mayores niveles de consumo.

Consumo de tabaco


Para iniciar, comenzaremos con los datos proporcionados con respecto al tabaco, de acuerdo a las encuestas, en el estado el consumo alguna vez en la vida (población 12 a 65 años) revela que el porcentaje en hombres es del 48.7 mayor que el que presentan las mujeres con un 22.9%, es importante mencionar que los porcentajes en ambos han aumentado en los últimos años. (Cuadro 1.2)


En lo que respecta a la edad de inicio en la población 18 a 65 años no se observan diferencias entre sexo, ya que se estima la edad de 18 años. Por otra parte, se observan también diferencias en cuanto a los fumadores activos, ya que se advierte un 34.4% en hombres por un 13% en mujeres, siendo éstas menos consumidoras activas de tabaco en relación con los hombres (Cuadro 1.5). Ahora bien, del total de la población adulta encuestada, se identificó que el 5.1% tanto de hombres como mujeres, han cursado algún tratamiento para dejar de fumar, contra el 2.6% que se presenta a nivel nacional.

Consumo de alcohol La información de alcohol publicada en la Encuesta 2008 de la que se tomaron los datos de esta sección fue ajustada en 2011, por lo que se sugiere tomar los datos con cautela.(1)

En relación con el consumo de alcohol, la estadística del estado de Guanajuato, muestra que en el rubro de consumo diario en mujeres adolescentes no se cuantifica, es decir, no se reporto consumo diario, no así en mujeres adultas en donde se encuentra un mínimo porcentaje de 0.3%. En hombres adolescentes se reporta una diferencia mínima con adultos, ya que los porcentajes son de 0.3 y 0.5 respectivamente.

Se puede observar que en todos los grupos el porcentaje aumento notablemente en la categoría de personas que han consumido más de 5 o 4 copas por ocasión (bebedores altos), adolescentes mujeres 8.9%, adultas 21.5%, hombres adolescentes 11.7% y adultos 37.6%. Por otra parte los datos revelan que con respecto al consumo consuetudinario, es decir, personas que toman diariamente y al menos una vez a la semana beben 5 copas o mas copas en una sola ocasión, el porcentaje es de la siguiente manera, mujeres adolescentes de 0.6%, adultas de 1.9%, en varones hay un aumento, adolescentes de 1.5 y adultos 8.2%, por último las encuestas determinan la última categoría, esta se refiere al Abuso/dependencia, en ella encontramos que no hay diferencia entre adolescentes mujeres y hombres, ya que el porcentaje para ambos es de 0.7%, sin embargo, en la población adulta (18 a 65 años) si encontramos una diferencia significativa, ya que para las mujeres el porcentaje es de 0.5, mientras que para los hombres es de 5.3%.

Haciendo una comparación con los resultados nacionales, encontramos que hay un aumento ligero en la categoría de consumo diario en hombres adultos, ya que aparece con el 1.7%, en bebedores altos, los porcentajes incrementan de forma importante en la población adulta, en mujeres aumenta al 16.8% y hombres al 45.6%, en la categoría de consuetudinarios encontramos aumento significativo solo en hombres adultos de 8.2% a 11.0%, finalmente en la categoría de Abuso/dependencia encontramos aumento en todas las categorías, ya que en mujeres adolescentes el porcentaje es de 2.1 y adultas de 1.6%, con respecto a los hombres adolescentes aumenta al 3.6% y adultos al 11.1%, lo que determina que el estado de Guanajuato mantiene cifras por debajo de la media nacional.

Consumo de drogas ilegales

Con lo que respecta al consumo de drogas alguna vez en la vida, se observan datos interesantes, en general se encuentra que todas las personas encuestadas revelan haber consumido cualquier tipo de droga, encontrando porcentajes menores en drogas ilegales y drogas médicas. Específicamente en el rubro de cualquier droga, puede observarse (Cuadro 1.3) mayores porcentajes en hombres que en mujeres en cualquier rango de edad, aunque es importante mencionar que en varones de 18 a 34 años se observa el mayor porcentaje, correspondiente al 10.2%, lo mismo sucede con las mujeres ya que en el mismo rango de edad se observa el porcentaje más alto correspondiente al 7.0%.

Tomando como referencia el consumo de drogas ilegales se identifica en hombres el porcentaje más bajo de 5.8 en el rango de edad de 12 a 17 años y el más alto nuevamente en el rango de 18 a 34 años; en mujeres sucede lo mismo con porcentajes de 1.7 en edades que oscilan entre 12 a 17 años y el más alto se ubica en el rango 18-34 años (5.8%), si tomamos en cuenta el consumo de drogas médicas, los resultados son diferentes, ya que el porcentaje más alto de todas las personas encuestadas es de 2.1 en hombres de 35 a 65 años y en mujeres de 12 a 17 años (1.7%). En general se observa que en drogas médicas el consumo se presenta más en las mujeres. Con lo que respecta al comparativo con población nacional se identifican porcentajes más altos en los porcentajes totales a nivel estado.

Por otra parte la información que proporciona la ENA 2008 muestra que las cuatro sustancias ilegales más consumidas en el estado son en primer lugar la mariguana (3.1%), seguida de la cocaína (2.1%), los inhalables (0.8%) y los tranquilizantes(0.6%), al comparar estas sustancias por sexo, se encuentra que la mariguana tiene un mayor porcentaje en hombres con el 4.5% que en mujeres con el 1.8%, la cocaína tiene poco diferencia, se encuentra en hombres un 2.0% y en mujeres el 2.1%, con los inhalantes el consumo es mayor en hombres 1.3% y que en mujeres 0.4%, finalmente los tranquilizantes tampoco revelan una diferencia relevante, hombres 0.6% y mujeres 0.7%.

Haciendo un comparativo a nivel nacional, se encuentra que las drogas más utilizadas son las mismas, Mariguana, cocaína, inhalables y tranquilizantes, pero a nivel nacional el consumo de mariguana es mayor con un 4.2%, cocaína 2.4%, inhalables con 0.7% y tranquilizantes con el 0.6%. Con respecto al sexo, encontramos la misma relación con los reportes nacionales, el consumo es mayor en hombres en mariguana, en cocaína es mayor en los hombres pero con muy poca diferencia, en inhalables también hay poca diferencia, siendo mayor en las mujeres y los tranquilizantes se reporta de mayor consumo en los hombres.

Por otra parte, es importante mencionar que a nivel estado la edad en el inicio de sustancias de acuerdo a la ENA 2008 se encuentra en mayores proporciones entre los 18 a 25 años (56.2%), seguida de el rango 17 años o menos (34.2%), posteriormente de 26 a 35 años (8.7%) y en menor porcentaje se encuentra la edad de 35 años o más (0.9%).

Los datos son interesantes al reflejar la edad de Inicio de las 4 drogas más utilizadas en nuestro Estado de acuerdo al rango de edad; se observa que entre los 18 y 25 años de edad hay una mayor proporción de usuarios que inician en el consumo de mariguana, con un inicio posterior entre los 17 años o menos y finalmente en forma más tardía entre los 26 a 34 años (5.6%); con respecto a la cocaína se observa un consumo mayor de inicio también en el rango de 18 a 25 años (56.3%), seguido por el rango 17 años o menos y en un inicio más tardío de 26 a 34 años (11.4%), con respecto a los inhalables, el mayor porcentaje se encuentra de igual manera en el rango de edad 18 a 25 años pero en esta es seguido por el rango 17 años o menos ( 17.1) y en un inicio más tardío entre los 26 a 34 años (8.0). Por último los tranquilizantes que se ubican como las tres anteriores con el mayor porcentaje de inicio en el rango 18 a 25 años de edad (39.1%), seguido por el rango 26 a 34 años (28.1%) y en el rango 17 años o menos (23.0%), y por último con un porcentaje menor de 35 años o más.

En comparación los datos anteriores con las cifras que arroja a nivel nacional, se observa que la mariguana a diferencia de Guanajuato inicia a edades que oscilan entre los 17 años y menos (55.7%), con lo que respecta a cocaína no hay diferencia en edad de inicio, ya que ambos se sitúan en el rango de 18 a 25 años, nacional (48.5%), con lo que respecta a los inhalables se identifican diferencias, ya que a nivel nacional si se sitúa la edad de inicio en edades tempranas en el rango 17 años o menos , no así a nivel estado en donde el rango como se menciona anteriormente es en edad 18 a 25 años. Por último los tranquilizantes muestran su inicio de consumo en el mismo rango de edad 18 a 25 años (37.1%), pero a diferencia del estado, es seguido por las edades de 17 años o menos (35.7%) en el rango de 26 a 34(13.8%) y por último en el rango de 35 años o más (13.4%).

Por otra parte encontramos datos relevantes al identificar que de la población total de 12 a 65 años, el 20.8% que corresponde a 329,727 hombres a los que se les proporciono cualquier tipo de droga regalada, en comparación con las mujeres a las que le corresponde el 7.0% equivalente a 127,229 personas; con lo que respecta a los datos arrojados cuando las personas son compradoras de cualquier sustancia, también se encuentran datos mayores en hombres que en mujeres, ya que encontramos que el 7% corresponde a 153,592 en comparación con las mujeres en donde se ubica el 3.6% equivalente a 65,481personas. Es de acuerdo a estos resultados que aún el hombre está siendo identificado como vulnerable ante el ofrecimiento y compra del consumo de droga, tanto a nivel estatal como nacional (Cuadro 3.9).

Con lo que respecta a la necesidades de atención a la población, se puede observar que hay un gran número de personas a las que es necesario fortalecer en toma de decisiones, autoestima, hacer frente al grupo de pares, proyecto de vida, entre otros, retomando trabajar en prevención Universal para evitar que la población entre en contacto con las sustancia tóxicas. Posteriormente los datos nos permiten visualizar que es de suma importancia el trabajo en prevención selectiva, en donde se logre impactar en grupos vulnerables e identificados de alto riego al consumo. Por otra parte se logra distinguir que la participación en intervención breve, tanto para adolescentes como para adultos es de vital importancia, y aunque las cifras (230,230) revelan un mayor porcentaje de experimentales que de consumidores activos, necesitamos darle la importancia que requiere a disminuir el consumo de inicio y aminorar los daños que se pudieran presentar.

Con respecto a la población que registra una mayor exposición a la prevención del consumo de drogas, se encuentra el rango de 12 a 25 años (28.7%), seguidos de las personas entre los 35 a 65 años y por último podemos asumir que la población que se encuentra en mayor desventaja de tomar proyectos preventivos es el rango entre 26 a 34 años, lo que podríamos mencionar como hipótesis que son los padres de la población juvenil que acude a centros escolares, que trabajan y que quienes suplen las asistencias a estos programas son los abuelos.

Esto es muy importante considerar para la programación de actividades preventivas en el sector laboral y así esta población logre obtener mejores servicios de apoyo en la prevención del consumo.

Actualización de datos de la Encuesta Nacional de Adicciones 2011

Consumo de alcohol, tabaco y drogas en la Región CentroLa Región Centro comprende los estados de Guanajuato, Hidalgo, México, Morelos, Puebla, Querétaro y Tlaxcala.(2)

Según la Encuesta Nacional de Adicciones 2011, en el país el consumo de alcohol es principalmente masculino. Tanto entre la población general de 12 a 65 años como en la adulta de 18 a 65, el consumo alguna vez en la vida está por encima del 80% entre los hombres y por encima del 60 % entre las mujeres, mientras que la dependencia es claramente mayor entre los primeros (por encima del 10%) que entre las segundas, menos del 2%. En los adolescentes de 12 a 17 años la situación es notoriamente distinta, el consumo se presenta en más de la tercera parte de esta población y las diferencias entre ambos sexos son mucho menores: alguna vez en la vida 46% hombres y 39.7% mujeres; consumo del último año 31.8% hombres y 28.1% mujeres, lo que muestra que el nivel de consumo femenino de alcohol es alto y se encuentra casi a la par que el masculino. Esto es particularmente preocupante, ya que la dependencia en ambos sexos también tiende a igualarse: hombres 6.2% y mujeres 2%, hay entre ellos 4.2 puntos de diferencia, mientras que entre población adulta las diferencias alcanzan los 9 y 10 puntos porcentuales. (Cuadro 6.1)

Según la misma encuesta, en la Región Centro, el consumo de alcohol alguna vez en la vida en población de 12 a 65 años, es masculino en un 85.5% y de 69% entre las mujeres. En esta región, el consumo en el último año y el nivel de dependencia son considerablemente mayores entre los hombres. (Cuadro 6.2)

El consumo de tabaco en el plano nacional involucra a la población general en términos de fumadores activos hombres (31.4%) y mujeres (12.6%), mientras que la adicción se presenta en porcentajes muy similares 12.6% hombres y 8.6% mujeres. En la población adolescente el tabaquismo involucra al 16.4% de los hombres y al 8.1% de las mujeres, mientras que la condición de adicción alcanza al 8.1% y al 3.8% respectivamente. (Cuadro 6.3)

En la Región Centro el tabaquismo afecta al 23% de la población adulta y al 14.6% de la población entre 12 y 17 años. (Cuadro 6.4)

Las sustancias ilegales más consumidas en el plano nacional, alguna vez en la vida, son la mariguana (10.6% de los hombres y 1.6% de las mujeres) y la cocaína (5.9% hombres y 0.7% mujeres). En el consumo del último año se reportan como principales sustancias nuevamente a la mariguana (2.2% de los hombres y 0.3% de las mujeres) y entre los hombres también la cocaína en un 0.9%. Entre los hombres, emergen los tranquilizantes como segunda droga de uso en el último año (0.3%). (Cuadro 6.5)

A todas las edades la mariguana presenta un claro predominio como principal sustancia de uso, tanto alguna vez en la vida, como en el último año. Sólo la cocaína se aproxima a un segundo lugar en el uso alguna vez en la vida entre población de 18 a 65 años y los inhalables entre los 12 y los 17 años. (Cuadro 6.6)

En la Región Centro, la mariguana (5.2%) y la cocaína (2.4%) aparecen como las sustancias de mayor uso alguna vez en la vida en la población total entre 12 y 65 años, mientras que el uso de cualquier droga ilegal, alcanza el 10.1% entre los hombres y el 2.6% entre las mujeres. Por otra parte, el consumo de último año de la mariguana y la cocaína es más alto entre los hombres que entre las mujeres. (Cuadro 6.7) En esta región, el consumo de mariguana alguna vez en la vida impacta particularmente a la población entre 18 y 34 años (8.9%), sin embargo, tanto jóvenes como adultos consumen cocaína y mariguana. En el consumo del último año se registran porcentajes similares entre la población. (Cuadro 6.8)

Datos del Sistema de información epidemiológica del consumo de drogas de CIJ


El departamento de Investigación de Centros de Integración Juvenil A.C. lleva a cabo una recopilación y análisis de información valiosa de los datos proporcionados por los pacientes que acuden a tratamiento en dicha institución, es por esto que creemos necesario mencionar lo más importante y que nos permita visualizar las características de la drogadicción en el estado haciendo una comparación con los resultados también de pacientes en CIJ a nivel nacional.


Tendencias del uso de sustancias alguna vez en la vida


 Con respecto a la tendencia del consumo de drogas alguna vez en la vida entre pacientes de primer ingreso a tratamiento del segundo semestre 2004 al primer semestre 2011 se encuentra lo siguiente: Un aumento en el consumo de tabaco que va del 85.9% al 90.5% en 2011, teniendo diversas fluctuaciones en el transcurso de los años, sin embargo el porcentaje va siempre en ascenso, el alcohol también presenta un aumento en el transcurso de este periodo, de 89.4% a 93.2%, por otra parte Cannabis muestra un aumento mayor de 65.4% a 76.6%, lo que nos indica que hay un mayor número de pacientes que llegan a tratamiento con el consumo de esta sustancia, en algunos casos siendo ya la droga de inicio; los inhalantes aparecen también con un aumento considerable de 41.3% a 58.7%, en donde se observa una disminución del consumo es en la cocaína que disminuye de 56.6% a 36.9% de igual manera en el consumo de crack que va del 27.6% al 18.9%, el cristal también va en disminución del 7.6% al 7.1%, posteriormente aparecen otras drogas con disminución como son el éxtasis , las benzodiacepinas, los alucinógenos y la heroína con un mínimo de consumo de 1.8% a 0.6% (Cuadro 4.2). Comparando estos datos con los nacionales encontramos que el aumento y disminución de los porcentajes están en similares condiciones que los de nuestro estado, hay variaciones en el transcurso de los años, sin embargo comparado el 2004 con el primer semestre del 2011 los porcentajes variaron muy poco, alcohol (86.4% a 88.4%), tabaco casi es el mismo (85.8% a 85.0%), cannabis (70.9% a 76,6%), inhalables (33.8% a 45.1%), cocaína (55.8% a36.8%), crack (33,6% a 22.5%), de la misma manera drogas como el cristal, éxtasis, metanfetaminas, benzodiacepinas, heroína y alucinógenos van disminuyendo su consumo en este periodo de tiempo.


Con respecto al consumo alguna vez en la vida reportado en tratamiento en CIJ Celaya en el primer semestre del 2011 de drogas legales, se observa que en lo correspondiente al tabaco presenta un porcentaje de 89.6%, mayor que en comparación con datos nacionales y menor que los del estado, ya que a estos le corresponden el (85.0% y 90.0% respectivamente), con respecto al alcohol se encuentra que a nivel local se reporta el 95.1%, mayor que el nacional y el estatal (88.8% y 93.2% respectivamente), estos datos representan una relevancia importante, ya que éstas son drogas de entrada al consumo de drogas ilegales y nos ubicamos en porcentajes altos de consumo.


Por otra parte el consumo alguna vez en la vida, de drogas ilícitas reportadas en CIJ Celaya en el primer semestre del 2011, las drogas ilícitas que muestran una tendencia creciente son cannabis con un porcentaje de 78.5%, inhalables con un 44.2% y los alucinógenos con un 8.0%, y las drogas con tendencia a la baja se ubican la cocaína (45.4%, crack 23.9%, metanfetaminas 9.8%., éxtasis 5.5%, benzodiacepinas 17.8% y la heroína 1.2%. A nivel Nacional y Estatal son semejantes las drogas que ha incrementado su consumo y en las que se percibe una reducción, lo que permite considerar similares características de consumo.


Características sociodemográficas y de consumo de pacientes atendidos


Entre las características de los pacientes atendidos en CIJ se encuentra que la población que acude a tratamiento en un mayor porcentaje son hombres, 5.5 de ellos por cada mujer en Celaya, comparado esto a nivel nacional, se encuentra una relación de 4.3 hombres por cada mujer, es así que a nivel local acude un porcentaje mayor de mujeres (Cuadro 4.3).


La edad promedio de ingreso a tratamiento en Celaya, es de 22.2 años no muy diferente a nivel nacional ya que este es de 22.6 años, en ambos casos con una prevalencia mayor en el rango de 15 a 19 años de edad; por otra parte se encuentra la edad de inicio del uso de drogas ilícitas en donde encontramos que no hay diferencia con datos nacionales, la población inicia en la adolescencia alrededor de los 16.1 años con cannabis, inhalantes y cocaína en polvo.


Por otra parte las principales drogas de mayor impacto en el último año en el municipio son las siguientes, cannabis, alcohol, inhalables, crack y tabaco, no así a nivel nacional en donde encontramos cannabis, inhalables, alcohol, crack y tabaco. Ahora bien las principales drogas consumidas en el último mes(junio 2011) tanto a nivel nacional como local, corresponden al tabaco, alcohol, cannabis, inhalables y cocaína siendo a nivel local también el crack, sustancias que se han asociado con un mayor malestar o mayores problemas de ajustes psicosocial y que propicia la búsqueda de atención en CIJ.

 

Síntesis


De acuerdo con la información de la ENA y los datos de CIJ se observa que el consumo de drogas legales va en aumento, la tendencia es a la alta, lo que es preocupante, ya que la población adolescente está pasando de consumidor ocasional a consumidor en exceso, además de que se identifica un aumento en mujeres adolescentes, recordemos que éstas son sustancias de entrada a drogas ilegales, lo que es aún más importante considerar porque rápidamente se pasa de ser un monousuario a un poliusuario. Se ubica dentro de las ilegales a la mariguana como la droga de inicio, teniendo un crecimiento en porcentaje al paso de los años, lo mismo se reporta en los inhalantes, no así en drogas como la cocaína y crack que el consumo esta disminuyendo, preocupante ya que hay otro tipo de drogas como los alucinógenos que aunque en menor porcentaje de consumo, están a la alta.


La población que es atendida por CIJ Celaya, está entre los 22.2 años, aunque generalmente el consumo inicia entre los 16.1 años y en la mayoría pasa un tiempo aproximado de 5 años para que acudan a tratamiento, esto genera un mayor esfuerzo por parte de todos los involucrados en su rehabilitación. Los datos tanto a nivel Nacional, Estatal y Local proporcionan panoramas sin duda de un crecimiento en el consumo y de edades tempranas de inicio, lo que repercute en la salud integral del individuo. Centros de Integración Juvenil debe continuar intensificando sus proyectos para hacer frente a una realidad que a todos preocupa.

Zonas de alto riesgo de atención prioritaria

En este apartado se pretende dar cuenta a la comunidad de las zonas de área de influencia del CIJ Celaya, que representan un alto nivel de riesgo para el consumo de drogas, pero también son zonas que tienen condiciones propicias para la aplicación de los programas institucionales, lo que permite tener un referente útil para lograr mayor eficacia y eficiencia. La lista de colonias clasificada por nivel de riesgo se ha establecido a partir de la revisión de una evaluación realizada en el 2007 por parte de informantes calificados. Es importante mencionar que la revisión de la lista original fue hecha a partir del conocimiento y experiencia acumulados por el equipo médico técnico de CIJ en los últimos años. (Cuadro 5). Los criterios aplicados para la identificación de zonas de alto riesgo fueron los siguientes:

- Alta frecuencia de problemas familiares (desintegración; violencia o maltrato, conflictividad; separación o ruptura, ausencia de alguno de los padres; problemas de control familiar, abuso de sustancias en la familia, etc.).

- Alta problemática escolar (bajo aprovechamiento y reprobación; deserción, bajo interés por el estudio; problemas de disciplina y conducta; uso de sustancias o violencia en la escuela y sus alrededores, etc.).

- Deterioro de la calidad de vida (insuficiente infraestructura educativa, recreativa, deportiva o cultural; desempleo; hacinamiento y falta de vivienda adecuada; presencia de “antros”, bares, billares, cantinas, expendios de bebidas alcohólicas; falta, insuficiencia o deterioro de condiciones de urbanización y de servicios públicos, etc.).

- Alta frecuencia de indicadores de desintegración social (apatía y falta de participación de la comunidad; aislamiento de las familias, desconfianza, pérdida de valores o anomia; ambientes hostiles o violentos, etc.).

- Inseguridad pública (falta de vigilancia, vandalismo, robos, asaltos u otras actividades delictivas; oferta de drogas, etc.).

El número de colonias identificadas como zonas de alto riesgo de atención prioritaria fueron 35, a continuación se enlistan:

 

Zonas de alto riesgo de atención prioritaria en el área de influencia del CIJ Celaya

Ejidal
San José de Guanajuato
El Becerro
San Miguel Actopan
San Juan de la Vega
Tenería del Santuario
Emiliano Zapata
Emiliano Zapata Norte
Emiliano Zapata Sur
Ampliación Emiliano Zapata
Prolongación Emiliano Zapata
Santa Rita
Las Insurgentes
Residencial Tecnológico  ( Lagos)
Nuevo Tecnológico  ( Monte blanco)
Guanajuato   (Los pinos)
Valle de los Naranjos 2ª. sección
San Juanico
Valle de los Naranjos 3ª. Sección
Linda vista
Valle hermoso
FOVISSSTE
San Lorenzo
Juan Martín
Santa María del Refugio
Rincón de Tamayo
Latinoamericana
San Juanico
UH. Los Girasoles 1ª. Sección
UH. Los Girasoles 2ª. Sección
UH. Los Girasoles 3ª. Sección
UH. Los Girasoles
San Juanico 2ª. Sección
San Juanico 3ª. Sección
UH. San Juanico

 

Por otro lado, el desarrollo de estrategias de atención del consumo de drogas eficaces, necesarias, en particular en el caso de zonas de alto riesgo de atención prioritaria, debe considerar las variables psicosociales que la investigación empírica ha identificado como presuntos factores de riesgo o protección. Diversos estudios realizados en México, incluyendo estudios efectuados en CIJ, han contribuido a esta área de conocimiento (ver documento Factores psicosociales de riesgo del uso drogas).

 

Descargas en PDF

Diagnóstico del Consumo de Drogas en el Área de Influencia del CIJ Celaya

Cuadros 1.1 a 4.3, Gráfica 1

Cuadro 5 Zonas de Riesgo
Cuadros 6.1 a 6.8
Factores de Riesgo

 




www.cij.gob.mx | www.cij.org.mx