Más de 30 instituciones participarán mediante la instalación de más de ocho mil módulos informativos y de atención en todo el país, principalmente en instituciones educativas

Con el objetivo de sensibilizar, concientizar e informar a los estudiantes sobre los problemas que ocasiona el consumo de alcohol, del 15 a1 21 de enero la Central Mexicana de Servicios Generales de Alcohólicos Anónimos llevará a cabo la 23ª. Semana Nacional Compartiendo Esfuerzos titulada “Puedes dar la batalla por perdida o buscar ayuda en AA. Alcoholismo en el medio educativo”.

En la inauguración, que se llevó a cabo en el Alcázar del Castillo de Chapultepec, el doctor Roberto Karam Araujo, presidente de la Central Mexicana de Alcohólicos Anónimos, señaló que el gran reto de esta acción es ayudar, a través de la educación, a luchar contra la baja percepción de riesgo y la tolerancia social que hay hacia el uso nocivo de alcohol.

Dio a conocer que, de acuerdo con datos del Instituto Nacional de Psiquiatría, más de 70 por ciento de la población mexicana consume alcohol y casi 20 por ciento lo hace de manera excesiva. Por ello, es necesario informar a las personas acerca de esta enfermedad y los programas de recuperación que existen, así como facilitar el acceso al tratamiento, identificar las barreras que se imponen para que los pacientes no acudan a recibir atención profesional y ayudar a involucrar más a las niñas, niños, familiares y tutores para que juntos, desde los diferentes ámbitos, se retarde el inicio del consumo o eviten que se beba de manera nociva.

Destacó la importancia de la formación y educación continua de los profesionales de la salud en el ámbito de las adicciones, mediante acciones como el Programa de Enseñanza de Centros de Integración Juvenil, que ofrece diplomados, maestrías, especialidades y formación de recursos humanos. Asimismo, destacó las acciones de instituciones como el Instituto de Seguridad y Servicios Sociales para los Trabajadores del Estado, el Instituto Mexicano del Seguro Social, la Secretaría de Salud y la Comisión Nacional contra las Adicciones, entre otras, que trabajan por encauzar el trabajo preventivo y de rehabilitación.

Por su parte, la maestra Carmen Fernández Cáceres, directora general de Centros de Integración Juvenil (CIJ), coincidió en que el consumo excesivo se está dando principalmente en los jóvenes de secundaria, preparatoria y universidad, es decir, entre los 12 y los 17 años, con casi nueve por ciento en los hombres y ocho por ciento en las mujeres; asimismo, en la Ciudad de México el consumo excesivo llega hasta 20 por ciento entre el sexo masculino, y 19 por ciento en el femenino.

En ese sentido, agregó que este aumento del consumo de alcohol en las mujeres adolescentes acarrea graves daños, ya que tienen mayor riesgo de desarrollar dependencia porque físicamente metabolizan más lento el alcohol, además de padecer accidentes, violencia, pérdida de  trabajo, estigma social, sexualidad de riesgo y embarazo no deseado, entre otras consecuencias. Destacó que, debido a la cultura permisiva de beber, se debe trabajar en la prevención desde los hogares y el entorno escolar, y resaltó que uno de los retos en salud es tener unidades de atención para mujeres, incluso para quienes cursan un embarazo o que son madres.

Informó que en CIJ casi 90 por ciento de los pacientes consumen alcohol, además de otras drogas, aunque se ha observado que la principal sustancia de consumo es la mariguana, que frecuentemente también se consume con alcohol o metanfetaminas, lo que deriva en un gran daño en todo el organismo.

Por ello, la maestra Fernández Cáceres llamó a prevenir las adicciones en las escuelas, porque ahí se reúnen tanto los jóvenes como los padres y maestros, quienes les pueden advertir de los riesgos del consumo de drogas y así recibir la atención necesaria de manera oportuna. Finalmente, enfatizó que el año pasado se trabajó en más de 8 mil 700 escuelas con más de 6 millones de personas en el ámbito escolar, para alertar sobre los riesgos y las graves consecuencias del consumo excesivo de alcohol.

En su discurso, el doctor Mondragón y Kalb, comisionado nacional contra las adicciones, señaló que las recientes encuestas indican el preocupante aumento del consumo de alcohol en menores de edad, así como la dependencia de esta droga a edades tempranas, tanto en hombres como en mujeres.

Añadió que la ENCODE señala que 5.5 millones de estudiantes de bachillerato y secundaria han utilizado alcohol alguna vez; además, 1.5 millones de ellos consumieron más de cinco copas en una sola ocasión, y 110 mil niños en quinto y sexto de primaria bebieron de manera excesiva.

En ese contexto, refirió que los menores de edad que desarrollan dependencia de estas sustancias tienen repercusiones graves e irreversibles en el ámbito social, escolar, individual, de salud y de marginación, tales como muerte por intoxicación, relaciones sexuales sin protección, actos violentos y delictivos, ahogamiento, accidentes, problemas neurológicos, del hígado, entre muchos otros.

Por su parte, el maestro Horacio Chavira Cruz, director de Salud, Equidad y Servicio a Jóvenes del Instituto Mexicano de la Juventud, refirió que en el país hay 38.6 millones de jóvenes, es decir, casi un tercio de las población mexicana son jóvenes entre 12 y 29 años de edad. Detalló que, de acuerdo con la Encuesta Nacional de Ingresos en Hogares, hay seis ámbitos para dimensionar la calidad de vida entre la población: la situación de pobreza, la calidad de servicios en la vivienda, el rezago educativo, el acceso a los servicios de salud, el acceso a la alimentación y el acceso a la seguridad social, siendo esta última la de mayor brecha entre los jóvenes. Señaló que en estos rubros se presentan grandes retos y, respecto al tema de alcoholismo, están implicados aspectos sociales, culturales y económicos con los que hay que trabajar.

Asimismo, subrayó que el acceso a salud y a vivienda, el rezago educativo y el acceso a la alimentación, son otros de los temas de carencia entre la población joven. En ese sentido, dio a conocer que 10.8 millones de jóvenes son vulnerables por no contar con alguno de estos seis ejes que garantizan su bienestar; 13.8 millones están en pobreza moderada y 3.5 millones están en pobreza extrema, es decir, casi 10 por ciento del sector joven. Por ello, hizo hincapié en que uno de los grandes retos es contrarrestar la pobreza para atender cualquier otro tema, ya sea consumo de sustancias, delincuencia, crimen organizado, etcétera.

Señaló que así como el consumo de sustancias se concentra principalmente en algunos estados, también las carencias sociales. Chiapas, Michoacán, Guerrero, Oaxaca y Veracruz son los estados donde se concentra el mayor rezago en materia social, laboral y de salud. Para concluir, advirtió que si no se reconoce, se realiza un diagnóstico preciso y se trabaja en mejorar la calidad de vida en estos seis ejes, no se podrá hacer frente tampoco al problema del alcoholismo.

El doctor Javier García Zarco, asesor de la Secretaría General del ISSSTE, subrayó la importancia de la prevención en la sociedad y en la propia familia, donde se ofrece la primera copa para "enseñarle" al adolescente a beber.

Indicó que cuando se presentan los pacientes a solicitar un diagnóstico, la mayoría de las veces ya existe un problema de adicción, trastorno mental o de violencia generado por el consumo excesivo de alcohol, por lo que resaltó la importancia de la prevención a edades tempranas en todos los ámbitos sociales. En el caso de la seguridad social, se debe capacitar y orientar a los médicos y especialistas del primer nivel de atención, es decir, en las clínicas y unidades de salud, con lo que también se podrán detectar determinados padecimientos mentales que derivan en una adicción.

El maestro Martín Curiel Gallegos, secretario general del Sindicato de Caminos y Puentes Federales (Capufe), destacó que se debe tener mayor contacto con los padres de familia para trabajar en el ámbito preventivo de manera conjunta. Además, destacó que durante esta semana se distribuirá información sobre el tema en más de un millón de cruces de vehículos en todo el país, por todas las plazas de cobro.

En el encuentro, el doctor Roberto Karam entregó reconocimientos a los miembros del presídium, por su participación en la Semana Nacional Compartiendo Esfuerzos y por su colaboración en esta ardua labor desinteresada en la prevención del consumo de alcohol.

En el evento también estuvo presente el maestro Salvador Rueda Smithers, director del Museo Nacional de Historia.